Manda un Bizum al 01976

El Blog de Misioneros Dominicos - Selvas Amazónicas

Experiencia de Fray Diego Rojas, OP en Paraguay

Diego, estudiante dominico ha tenido la oportunidad de vivir en misión este verano y nos cuenta que ha podido visitar algunos de los proyectos que apoyamos desde Misioneros Dominicos - Selvas Amazónicas en CAMSAT (Asunción) y en San Roque González

Fray Diego Rojas en la Parroquia del Bañado de Tacumbú

Experiencia en zonas de exclusión y vulnerabilidad social de Paraguay.

Soy fraile estudiante dominico, nacido en Colombia, pero ingresé a la Orden en República Dominicana, país que es mi segunda patria. Actualmente me encuentro estudiando en Valencia. En los meses de verano en España, cuando hay receso de las clases de la facultad, los estudiantes solemos hacer alguna experiencia pastoral o académica generalmente fuera de la península Ibérica. Esta experiencia nos permite conocer otros frailes y los lugares donde desarrollan su misión. En este verano tuve la oportunidad de conocer las presencias de la Orden en el vicariato Antón Montesino perteneciente a la provincia de Hispania. Las comunidades de ese vicariato están en Paraguay, Buenos Aires (Argentina) y Montevideo (Uruguay). La misión que realizan los frailes allí es amplia y diversa, para este escrito me enfocaré en dos presencias del Paraguay, donde su labor se focaliza en sectores de exclusión socioeconómica, y donde Selvas Amazónicas patrocina proyectos cuyo fruto es evidente. Estos son: El bañado de Tucumbú y San Roque González de Santa Cruz (Tavapy).

El Bañado.

El bañado Tucumbú, es un gran barrio donde las condiciones de vida están marcadas por una pobreza material lacerante. Se llama bañado porque está a la orilla del río Paraguay, que en temporadas se desborda inundando la zona. Es un barrio marginal de inmigrantes rurales, en su mayoría, que se asientan en la ciudad huyendo de la falta de oportunidades en el campo u otras situaciones complejas, como usurpación de tierras. El barrio está estigmatizado como uno de los más peligrosos de la capital paraguaya.

Pedro Velasco, Bernardo y Diego compartiendo la mesaLos dominicos tenemos presencia activa en el bañado desde los años 70, por lo que se nos encargó la parroquia San Felipe y Santiago, de la cual Fr. Pedro Velasco es el párroco. Él lleva más de 30 años de inserción en allí, habiéndose convertido en un referente para la comunidad. En su apretada agenda nos dedicó un día entero para enseñarnos casi todo el barrio y hablarnos de su historia en él, el presente y las proyecciones para el futuro cercano. Digo nos, porque coincidí una semana en Asunción con Fr. Bernardo Sastre, dominico estudiante de Valladolid, quien terminaba su experiencia pastoral de verano también en Paraguay. Claro, verano septentrional porque allá en Asunción estaban en invierno. Fr. Pedro quiso que conociéramos especialmente la zona 8, que es la zona más pobre y necesitada del bañado y también, toda la estructura y trabajo que se hace en el CAMSAT. Aquel día fue mi primera vez en el bañado, pero no la última, regresé en varias ocasiones para conocer más, y colaborar mejor, en aquel inmenso espacio de misión social.

Se puede resumir que el trabajo que se desarrolla allí es de acompañamiento integral, es decir, además de la atención pastoral, se brinda asistencia médica, educativa y social; en general, promoción humana. La institución que canaliza esta asistencia es CAMSAT, (Centro de Ayuda Mutua Salud para Todos) una organización sin ánimo de lucro cuya dirección está a cargo de los mismos pobladores del barrio, algunos de ellos jóvenes profesionales que se han capacitado gracias al mismo Centro. La idea de que los coordinadores del CAMSAT sean del mismo barrio se debe a que fomenta su autonomía y posibilidad de mejora. El CAMSAT es suyo, quién mejor que los mismos moradores para saber bien cuáles son sus necesidades y forma de atenderlas.

Danza en CAMSAT pequeñinasEL CAMSAT configura un complejo cultural con emisora, aulas para clases de preescolar, disciplinas técnicas, así como de música y danza. Cuenta con una biblioteca y una cancha de fútbol y espacios para asistencia de salud. Funciona con ayuda de ONG´s extranjeras tanto con financiamiento como con apoyo logístico, que le posibilita también ofrecer becas para adolescentes y jóvenes. Gracias al CAMSAT se ha logrado crear un tejido social en donde las personas del barrio, a pesar de su realidad de pobreza material y sus arduas historias, toman las riendas de su vida y, recuperando la dignidad perdida, luchan por tener un presente y futuro mejores. Luego de tres décadas de organización social, el barrio espera, como el Pueblo de Israel, la tierra prometida. A raíz de la ampliación de la avenida que bordea el río, se trabaja en un ambicioso proyecto de reubicación de viviendas, por el cual las familias del bañado serán movidas a un sector cercano, pero levantado sobre el nivel de la zona inundable, posibilitando así unas condiciones de vida más dignas. En el proyecto está la construcción de 2,600 viviendas. Esperamos que se logre con éxito y que la madeja de intereses políticos y económicos no lo entorpezcan. A pesar de ser hermoso y agraciado con muchas fuentes de riqueza —la principal su gente—, Paraguay es un país empobrecido a causa de desafortunadas decisiones políticas, en su mayoría tomadas por gobiernos autoritaristas. Se suma a esto, la corrupción administrativa que tiene profundas raíces históricas y extensas ramificaciones sociales.Clase de cuerda por Bernardo en la escuela de música CAMSAT

En el Bañado, Fr. Bernardo colaboró con la escuela de música que funciona desde el 2012 y que, con diversas ayudas, ha logrado conformar una orquesta compuesta por niños y jóvenes de la zona. Según su experiencia, “fueron unas sesiones bien enriquecedoras, a causa de la disponibilidad de los chicos y chicas que conformaban la orquesta. Su deseo de aprender y hacer música en conjunto, en comunidad, hacía que las notas musicales cobraran más sentido todavía”. Tuve la oportunidad de estar en una de sus clases, así como en la clase de danza.

Nos causó grata impresión el nivel de organización alcanzado por la comunidad, fruto del constante y perseverante trabajo de Fr. Pedro y todo el personal del CAMSAT, así como gracias a la respuesta y apoyo de los lugareños. Especialmente llamativa, es la participación de los jóvenes en las diferentes actividades culturales y pastorales. Tuve la oportunidad de participar en un encuentro de los grupos juveniles del bañado algunos de los cuales se preparan para el sacramento de la confirmación. Luego de la eucaristía tuvimos un momento de reflexión sobre la figura de santo Domingo y un momento lúdico. También pude compartir con los catecúmenos adultos una reflexión sobre eclesiología en el marco de una tarde de formación que impartía fr. Leoncio (Leo) Vallejo. Bonitas experiencias ambas.

San Roque González de Santa Cruz (Tavapy)

Celebración eucaristía San RoqueEn San Roque González de Santa Cruz, los dominicos hemos estado presentes desde tiempos coloniales, pero como en muchos sitios de América, los frailes se tuvieron que marchar. Retornamos desde 1989. Tavapy es el nombre guaraní del poblado que está a uno 100 kilómetros al este de Asunción, en la diócesis de Carapeguá. Allí Fr. Antoni Miró (Toni) es el párroco de la parroquia Virgen del Rosario de Tavapy, cuyo territorio abarca cuatro barrios en la cabecera municipal y veinte capillas en diferentes Compañías, que es como se les conoce a los parajes dependientes del Municipio. Fr. Toni, hace 7 años, también fue invitado por el obispo a ser el director general de la unidad pedagógica de Carapeguá de la Universidad Católica Nuestra Señora de la Asunción, cargo que desempeña desde entonces. En las labores pastorales de la parroquia es asistido por el diácono permanente Ramón Noé Benítez. Similar al bañado, nuestra misión allí es la de acompañar a la comunidad no solo en lo pastoral, sino también en lo social.

Tuve la oportunidad de visitar Tavapy durante dos fines de semana. En ellos se dio la oportunidad de visitar y celebrar la eucaristía en varias capillas en el medio rural, como la de la Sagrada Familia de Mayachi, Santa Teresa de Jesús y la Sagrada Familia de la Cañada. De esta forma conocí parte de la extensa parroquia y compenetrarme con la piedad y el calor humano de los fieles. El 21 de agosto, en mi segundo viaje que realicé también con fr. Leo, tuve la oportunidad de participar en un encuentro que aglutinó, en el templo parroquial, representantes de casi todas las capillas y comunidades. Se celebraba el «día del catequista». Fue un encuentro de reflexión y luego un compartir donde no podían faltar las deliciosas empanadas y sopa paraguaya.

Tavapy y sus alrededores es una zona de serias carencias socioeconómicas, donde al grueso de la población, empobrecida, no recibe del estado lo que le corresponde por derecho (educación, salud, etc.); más bien es utilizada por los politiqueros para sumar votos en las elecciones a cambio de prebendas y «limosnas», alimentando así un sistema político basado en el clientelismo y el fraude, que eterniza la pobreza y la desigualdad. La misión de la predicación se ejerce allí concientizando a los campesinos de su dignidad de hijos de Dios y por tanto de seres humanos. Por tanto, los frutos del trabajo allí, no se miden solo por la cantidad de personas que frecuentan los sacramentos y tienen una buena formación doctrinal y vida de fe, sino también por la creación y mantenimiento de una estación de bomberos, una biblioteca, el centro de capacitación Santo Domingo róga, y también el centro cultural Tavapy que ofrecen cursos de formación profesional, en el área agrícola, computación, plomería, electricidad, construcción entre otros. También gestiona las becas que se ofrecen para estudiar en la Universidad Católica además de contar con un gimnasio.

En el patio de San RoqueEs una región predominantemente agrícola, y sus moradores son gente sencilla, humilde, bondadosa, generosa, con una rica experiencia de fe, cuya esperanza se nutre del compromiso comunitario en torno al evangelio. Por ello son comunidades que no pierden la esperanza a pesar de las circunstancias adversas. Me gustó mucho la belleza de los paisajes. No dejó de llamarme la atención la cantidad de adolescentes y jóvenes que acuden a las catequesis y las celebraciones litúrgicas. En muchos de estos jóvenes se va viendo el fruto de los años de trabajo social en el pueblo y la zona, tienen un mejor nivel educativo y están más empoderados que la generación de sus padres, pero se enfrentan al dilema de no encontrar en la zona las oportunidades adecuadas para desarrollar su potencial. Son escasas las fuentes de empleo y hay poco o nulo apoyo para emprendimientos. Por ello se ven en la obligación de emigrar a la gran ciudad o soñar con un futuro mejor fuera de su país. Con algunos de ellos se inició un buen contacto, espero se mantenga gracias a la facilidad en las comunicaciones hoy.

En palabras finales, quedé gratamente impresionado con la obra social que se realiza en estos sitios. La experiencia fue un momento de gracia que revitaliza mi vocación, un encuentro con Dios en el hermano que no pierde la esperanza ni la alegría. Aguyjé, Tupã Ñandejára tapenderovasa.

Fr. Diego Rojas, O.P.