Este sitio web está en versión Beta y puede que tenga algunos errores que estamos corrigiendo.

El Blog de Misioneros Dominicos - Selvas Amazónicas

Trata de personas

Carol Jeri Pezo, trabajadora de la oficina dominica de Derechos Humanos de Puerto Maldonado, nos manda esta reflexión sobre la trata de personas en el Madre de Dios:

Durante los últimos años hablar de trata en Madre Dios significa abordar una problemática social que ha crecido descomunalmente esto se debe a diversos factores, siendo el principal a nuestro parecer el boom del oro en esta región...

Durante los últimos años hablar de trata en Madre Dios significa abordar una problemática social que ha crecido descomunalmente esto se debe a diversos factores, siendo el principal a nuestro parecer el boom del oro en esta región.

La población es consciente de esta problemática y un gran porcentaje está informada sobre los diversos mecanismos de trata, esto se debe que durante los últimos años hay una fuerte campaña de concientización e información en referencia al tema por parte de organizaciones privadas y del estado.

La región de madre de dios se ha dedicado a la explotación informal de oro con ello se ha incrementado la demanda de mano de obra en condiciones violatorias a los derechos humanos, incluyendo la trata de personas, conexa a esta actividad han proliferado bares y prostíbulos con victimas menores de edad provenientes de distintas regiones del Perú, siendo más frecuentes victimas traídas de la serranía del país como de los departamentos de Cusco, Puno, Apurímac y Arequipa, colocando a Madre de Dios como el departamento que registra más altos índices de casos de trata de personas, siendo en mayor número los casos de explotación sexual que los casos de explotación laboral; a pesar de ello, no cuenta en la actualidad con un albergue para las víctimas de trata de personas, lo que se convierte en uno de los principales impedimentos para el rescate de las víctimas. Es por todo ello que la región Madre de Dios atraviesa por una grave situación de explotación sexual y laboral.

En el presente se puede apreciar que el Estado y las organizaciones civiles está tomando un aserie de iniciativas para poder detener esta actividad, pues se debe reconocer que en las zonas rurales la información que dispone población es baja o nula a pesar de los medios de comunicación que son accesible a la población.

Creemos que las diversas instituciones tanto estatales como de organizaciones civiles que abordan la problemática deben de continuar con un trabajo articulado, masificando la información sobre los mecanismos de trata de personas, haciendo que dicha información llegué a los lugares donde se vive este gran problema social y a manera de prevención realizar campañas de información dirigida a niños y adolescente quienes son los más vulnerables, de igual forma se debe de continuar capacitado a operadores públicos y personal de organismo de la sociedad civil.

Nosotros desde Oficina de Derechos Humanos muchas veces nos hemos tenido que lidiar con estos casos, pues no solo es el hecho de recuperar a las menores de esta explotación, si no el de ver el cómo es que estas niñas cayeron en estas redes y cuál es la protección que se les brindara para no ser nuevamente víctimas, pues muchas de ellas son entregadas por la familia y al ser recuperadas no tienen un lugar a donde acudir.

Creemos que se estén haciendo esfuerzos pero aun no son suficientes para erradicar esta problemática, organizándonos y realizando un trabajo conjuntos con las instituciones implicadas.


Carol Jeri Pezo