Este sitio web está en versión Beta y puede que tenga algunos errores que estamos corrigiendo.

El Blog de Selvas Amazónicas

"Aquí tenemos mucha misión que hacer"


El pasado fin de semana celebramos el Encuentro Misionero Virtual de abril de Selvas Amazónicas, compartimos una breve crónica de Belén Sánchez
 

El pasado fin de semana celebramos el Encuentro Misionero Virtual de abril de Selvas Amazónicas, os compartimos una breve crónica de Belén Sánchez:


“Empezamos con una emotiva oración, en torno al evangelio de la curación de un paralítico, con un mensaje que nos interpela, “levántate, toma tucamilla, y echa a andar”. Esta vez, la reflexión del carisma dominicano, fue en torno a la comunidad, “somos con los otros”, y esto en la misión se vive día a día, y es una gran riqueza.

Reflexionamos en torno a la interculturalidad, los prejuicios y estereotipos que nos impiden ese encuentro con el otro. Ese reconocernos, respetarnos, comprendernos y aprender unos de otros. Me gustó mucho la definición del Padre Arrupe de inculturación: “es la encarnación de la vida y del mensaje cristiano en un área cultural concreta, de tal forma que esta experiencia no sólo llegue a expresarse a través de los elementos propios de la cultura en cuestión (lo que no sería más que una superficial adaptación), sino que se convirtiera en el principio inspirador, normativo y unificador que transforme y recree esa cultura, originando así una nueva creación.”

Contamos con el gran testimonio de Raquel Gil, Misionera Dominica del Rosario, que estuvo muchos años en Mozambique, ejerciendo como médico de familia. Nos habló de la importancia de llamar a los pacientes por su nombre, del contacto con ellos, cómo tuvo que aprender su lengua, para poder preguntarles qué les pasaba o dónde les dolía…Lo más importante no es hacer, sino la presencia, y hacer las cosas desde el corazón. Nos contó, cómo muchas veces se le morían niños, porque llegaban muy malitos y cómo en su comunidad la acogían para llorar y compartir su dolor. Ahora tiene una nueva misión, cuando entregas la vida a Dios, ya lo importante no es lo que haces, sino saber por qué lo haces. Gracias por tu pasión por la misión compartida con nosotros.

 

Para acabar, vimos unos vídeos y acabamos un Kahoot.

Esperamos poder encontrarnos presencialmente en el próximo encuentro. Y ver cómo siguen nuestras misiones por la pandemia, pero mientras que no podamos ir a la misión, aquí tenemos mucha misión que hacer

Unidos en Misión