Este sitio web está en versión Beta y puede que tenga algunos errores que estamos corrigiendo.

El Blog de Selvas Amazónicas

Selvas Amazónicas en misión, siempre

La Llama - Jóvenes Dominicos se despide, al menos de momento. Compartimos nuestra última colaboración desde el Voluntariado de Selvas Amazónicas

pies mision caminar

Descálzate, porque la tierra que pisas es Sagrada, Ex 3,5

A punto de cerrar el curso y sin posibilidad de irnos a la misión ad gentes, resuenan en nosotros estas palabras “Descálzate, es tierra sagrada”.

En este tiempo, echando la vista atrás, todos nos hemos tenido, en mayor o menor medida, que descalzar:

Descalzarnos ante la dura realidad de la pandemia.

Descalzarnos para estar pendientes del otro y cuidar desde la distancia.

Descalzarnos para salir de nuestra seguridad y reconocernos débiles y sostenidos en las manos de Dios.

Descalzarnos para abrazarnos con la mirada y en un mismo corazón doliente y esperanzado.

Descalzarnos de nuestro egoísmo, para aprojimarnos a nuestros hermanos y comunidades de Misión, con realidades mucho más frágiles y duras que las nuestras.

 Sal de tu tierra, Gn 12, 1-3

Normalmente en estas fechas estamos preparando la mochila, poniéndonos las vacunas, y celebrando la misa de envío para salir a la misión.

Hoy, este Sal de tu tierra es una invitación nueva, que nos lleva a descubrir que MISIÓN ES LO QUE SOMOS, aquí o allí.

Salimos de nosotros mismos para compadecernos de la realidad sufriente que nos rodea.

Salimos de nuestro individualismo para sentirnos Comunidad en marcha y Familia.

Salimos de nuestros ruidos para adentrarnos en una reflexión orante y hacer presente a Dios a través de nuestra vida.

Salimos en busca de la Verdad construida desde el diálogo con el otro.

Salimos a construir Reino, apostando por un mundo lleno de Justicia y Paz en el que todos seamos hermanos.

Salimos a predicar que el amor y la esperanza tienen la última palabra.

Venid a mí los que estáis cansados y agobiados y yo os aliviaré, Mt 11, 28

Todos, de algún modo, nos hemos agarrado a este texto durante este largo año.

En Dios hemos descansado nuestros miedos y esperanzas, inseguridades y fortalezas, tristezas y alegrías. Hemos sentido Su presencia y Su abrazo que nos impulsa a mirar con esperanza el futuro y ser luz para los demás.

Como familia, sentados a la mesa con Santo Domingo, compartimos pan y camino, y nos comprometemos a seguir trabajando para que todos tengan vida y vida en abundancia.

Desde Selvas Amazónicas, cerramos esta reflexión agradeciendo a PJV la oportunidad de predicar a través de la Llama, animando a todos a que la LLAMA de la misericordia y la Fe siga siempre viva.


Voluntariado de Selvas Amazónicas