Dios está aquí


27 de julio 0 comentarios

Puerto Maldonado, 26 de Julio de 2018.

En cuestión de horas se cumplirán las 2 semanas desde que salí de Zaragoza, y si me dijeran que fue ayer cuando llegué a Puerto Maldonado me lo creería. Tantas experiencias, sensaciones, sabores y personas conocidas, y a pesar de ello el sentimiento es de ilusión por todo lo que queda por conocer, por la incógnita que depara el amanecer del día siguiente, y de angustia por la realidad de que el mes avanza, el tiempo pasa, y el avión de vuelta se acerca.

Yo vine aquí a enseñar, y por ahora no he hecho más que aprender. Lo primero que aprendí fue a hacer refresco de guacamayo, a poner una mosquitera, a montar en moto-taxi... a ducharme con agua fría aún no he aprendido, pero me voy acostumbrando. Conocimos el internado de Santa Cruz, gestionado por las hermanas mexicanas (Mónica, Daniela, Patricia y Malena), cuatro mujeres que dejan un rastro de amor allá por donde pasan. Su internado femenino se ha convertido en una institución que hace de hogar para todo el que cruza sus puertas.

Conocimos el seminario, con los chicos preseminaristas que nos acogen cada vez que vamos con un tremendo espíritu de servicio y humildad. Se empeñan en hacerlo con bebidas calientes, cuyo sabor, conjugado con la temperatura habitual de la selva, es cuanto menos innovador para un español norteño como servidor.

No sé si con vergüenza o con orgullo, puedo enunciar que estos días están siendo como unas vacaciones con espíritu misionero. Me siento tan feliz en este lugar que no me creo que lo que siento sea “la misión” de la que todo el mundo habla. Yo no he dado nada en comparación con todo lo que he recibido, y yo no soy nada en relación a todo lo que esta gente merece.

La gente de la ODEC, de las parroquias, los niños de Infancia y Adolescencia Misionera, los de Trigo Maduro, los de Young Caritas, la comunidad de Dominicos, las hermanas Misioneras Dominicas del Rosario, Teresa y sus niños, y por supuesto mis compañeros de misión, María, César, Mariela, Mar, Dioni… son testimonio vivo de la Buena Noticia, y constituyen un verdadero milagro. Hacen que cuando camines por las calles de Puerto Maldonado, cuando montas en motocarro, cuando das la paz, cuando te tomas un refresco de carambola, sientas la presencia de Dios como si lo llevaras en tu mochila, como si estuviera caminando a tu lado y te llevara de la mano. Señoras y señores, Dios está aquí.

Sergio Pérez Cantín
Laico Misionero Dominico.

 


0Comentarios

Deja tu comentario:

Nombre:


Comentario:


Enviar >
Categorías

 

Suscripción

RSS Suscríbete a nuestros artículos por RSS

Suscripción por email Recibe las actualizaciones por correo electrónico

mayo de 2019
LMXJVSD
12345
6789101112
13141516171819
20212223242526
2728293031
Agenda

 

Redes sociales

 

Álbumes de fotos

Campaña África


Enlázate por la Justicia

Campaña Enlázate por la Justicia

Blog para jóvenes
Editado por:
Secretariado de Misiones
SELVAS AMAZÓNICAS
Misioneros Dominicos


C/ Juan de Urbieta 51
28007 Madrid
Teléfono: 915 642 612
Email:
Redes sociales
Facebook

Flickr

Youtube
Realizado por:
Oficina de internet Dominicos