Sudán del Sur: Cinco años de independencia y muy poco que celebrar


20 de julio 0 comentarios

Hubo un tiempo en el que los ciudadanos del Sudán del Sur dijeron que estaban hartos de opresión, discriminación y guerra… las circunstancias eran favorables y la comunidad internacional hizo las cosas bien poniéndose manos a la obra para hacer posible que se pudiera oír la voz de la gente en esta región – la cual se manifestó en abrumadora mayoría por la independencia del norte árabe – lo cual desembocó en un proceso de autodeterminación que tuvo su colofón el 9 de Julio de 2011, fecha que desde entonces se ha venido a llamar “Día de la Independencia”.

Cinco años han pasado de aquella fecha y de aquellas grandes esperanzas… después de vivir el conflicto armado más longevo de África, el Sudán del Sur tenía la oportunidad de abrir una nueva página en su historia, de renacer de las cenizas en las que se vio postrado después de sangrientos años de guerra, de aprovecharse finalmente de las riquezas petrolíferas que guardaba su subsuelo y que teóricamente revertirían en luchar contra la pobreza y el atraso del país… Cinco años después, sin embargo, poco o nada hay que celebrar. El Sudán del Sur se ahoga en una espiral de violencia cuyo último episodio han sido los enfrentamientos de ayer 8 de Julio en la capital Yuba que según ciertas fuentes no confirmadas se han saldado con la muerte de 175 personas. Nadie sabe hasta el momento cómo comenzaron las escaramuzas… el caso es que en medio de una reunión gubernamental, con el presidente y vicepresidente presentes (han estado enfrentados durante una buena temporada) se comenzó a oír sonidos de armas y detonaciones. Las imágenes del Al Yaziira muestran claramente lo surrealista de la situación.

Y este último episodio ha estado precedido de muchos otros, con informes que hablan de la tremenda crueldad de las fuerzas armadas y otras milicias frente a la población civil, donde la violación se ha convertido en pago de soldada, donde aparecen regularmente fosas comunes que hablan de atrocidades que hasta ahora nadie ha podido documentar y describir. Cinco años después, el Sudán del Sur es un país torturado por una nueva guerra… se fueron los opresores árabes, pero vinieron los opresores “locales” y todo esto permitido y tutelado por una clase dirigente que no se ha despojado la mentalidad de señores de la guerra, con unos líderes que apenas están escolarizados pero que se aferran desesperadamente a sus sillones porque necesitan miles de dólares mensualmente alimentar a su numerosa prole (alguno hablaba que el pecado original de la clase dirigente en este país es la poligamia debido al desmedido número de hijos que hay que alimentar y educar y los grandes fondos económicos que se necesitan para esto)

Por si acaso hubiera alguna duda, las cifras de este periodo post-independencia 2011-2016 cantan: 15.000 víctimas mortales documentadas (y un gran número posiblemente mayor de víctimas hasta ahora desconocido), la renta per cápita ha bajado de 900 a 790 $, la población desplazada por la guerra ha crecido de 500.000 el día de la independencia a 1.700.000 en 2015 (y posiblemente más que se estén produciendo debido a los últimos acontecimientos violentos) Tres cuartos de la población sur-sudanesa sufre ahora mismo de algún grado de inseguridad alimentaria, mientras que 4’8 millones de personas sufren ya inseguridad alimentaria severa (todas cifras de UN-IRIN).

La provisión de servicios sociales brilla por su ausencia mientras los vehículos todo terreno del gobierno se multiplican al abrigo del nepotismo y la corrupción reinantes. En este batiburrillo, la sociedad civil apenas se ha visto fortalecida. La represión contra los medios de comunicación libres e independientes es manifiesta y por doquier se notan entre la clase dirigente actitudes y situaciones más propias de una dictadura de opereta que de un país que lucha por obtener su lugar en el mundo. Las cifras macroeconómicas hablan de un futuro muy incierto y de un posible bloqueo gubernamental ante la falta de control y los desmanes administrativos.

Y lo peor de todo esto es que en 2011 había entre la gente la esperanza de un nuevo renacer… incluso en los aciagos años de la guerra civil contra el norte se creía que todo sería mejor cuando se fueran los árabes opresores… Ahora hace ya cinco años que se fueron y la situación no ha ido a mejor… la muerte, la impunidad, la corrupción y la violencia continúan imperando por doquier. El balance es desolador, especialmente para los que hemos trabajado en ese país, hemos visto la nobleza de sus gentes y hemos podido experimentar el sufrimiento que por desgracia sigue asolando a los más vulnerables de este país.

Por Alberto Eisman - Antena Misionera
 


0Comentarios

Deja tu comentario:

Nombre:


Comentario:


Enviar >
Categorías

 

Suscripción

RSS Suscríbete a nuestros artículos por RSS

Suscripción por email Recibe las actualizaciones por correo electrónico

septiembre de 2017
lumamijuvido
123
45678910
11121314151617
18192021222324
252627282930
Agenda

 

Redes sociales

 

Álbumes de fotos

Campaña África


Enlázate por la Justicia

Campaña Enlázate por la Justicia

Blog para jóvenes
Editado por:
Secretariado de Misiones
SELVAS AMAZÓNICAS
Misioneros Dominicos


C/ Juan de Urbieta 51
28007 Madrid
Teléfono: 915 642 612
Email:
Redes sociales
Facebook

Flickr

Youtube
Realizado por:
Oficina de internet Dominicos